Huye de las tentaciones

En las tentaciones que sobrevienen sobre cada persona, la biblia enseña que Dios nos da una salida para que podamos vencer esa tentación, por esa razón, podemos entender que existe una forma de escape diferente para cada tentación, y Dios nos las revela a través de su palabra.

Una de las tentaciones que enfrentan las personas, y específicamente los jóvenes es la fornicación, la cual se refiere al hecho de tener relaciones sexuales antes del matrimonio y según la biblia, aquellos que incurren en la fornicación pecan contra su propio cuerpo ¿Conoces personas que fueron tentados a cometer fornicación? la biblia también nos muestra el ejemplo de un joven, éste era llamado José.

En el tiempo en que José era joven, fue vendido como esclavo a los egipcios aunque pertenecía al pueblo de Israel, y trabajó en casa de un hombre llamado Potifar, quien era una especie de capitán de la guardia. La esposa de éste hombre Potifar, intentó seducir a José para que tuviesen relaciones, sin embargo, Dios le dio a José la forma de vencer esa tentación: “Un día, cuando José regresó de trabajar a la casa, no había ningún otro esclavo adentro. Entonces ella lo agarró de su ropa y le dijo: – ¡Acuéstate conmigo! Pero él dejó su ropa en las manos de ella y salió huyendo”. (Genesis 39:11 PDT). La salida que Dios da para esa tentación es huir.

¿Cuál piensas que era la actitud que José debía tener como un joven? Me imagino a José pensando: “es mejor aquí corrió que aquí pecó”, y salió huyendo porque prefirió ser fiel a Dios que ceder al placer temporal del pecado. Sin embargo, en otras partes de la biblia, el Señor continúa mostrando que la forma de vencer la tentación de la fornicación es huyendo de ella, no quedándote a combatirla. Por esa razón, la biblia dice: “Huye, pues, de las pasiones juveniles y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que invocan al Señor con un corazón puro” (2 Timoteo 2:22 LBLA). Esa es la salida que debes elegir.

Realmente, muchas personas que vieron a José huyendo pudieron burlarse de él por no “aprovechar la oportunidad”, sin embargo, José sabía que era una trampa de Satanás para hacerlo caer y prefirió huir porque valoraba más el pensamiento de Dios que el de las demás personas. Si te encuentras en una situación similar, donde tus “amigos” se burlan de ti porque no cediste a cometer fornicación, recuerda que agradar a Dios vale mucho más que agradar a los hombres, y por agradarlo, recibirás una recompensa de Dios, como lo dice nuestro amigo Santiago: “Dichoso el que resiste la tentación porque, al salir aprobado, recibirá la corona de la vida que Dios ha prometido a quienes lo aman”. (Santiago 1:12 NVI).

Huye de la fornicación, y de la tentación que Satanás presente delante de ti, escapa de ella y permanece fiel delante de Dios, tomando la salida que él coloca delante de ti. “Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca”. (1 Corintios 6:18)

 

Jesus MDV

Levantando el nombre de Jesús y promoviendo su modo de vida

No Comments Yet

Comments are closed