Amistades que siempre edifican

La amistad es una relación que se genera entre personas que tienen cosas en común y que deciden formar ese vínculo de unidad entre ellos. Es un lazo de confianza, de apoyo y de compañerismo que en ocasiones resulta más cercano que  la relación con nuestra propia familia.

Existen personas que han sido traicionadas por aquellos que creían que eran sus amigos, sin embargo, eso no significa que éstos no existan. La amistad nace de Dios, y por eso la biblia nos habla de ella y dice: “El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; y amigo hay más unido que un hermano(Proverbios 18:24). Éste versículo nos muestra que si alguien tiene amigos, no sólo debe esperar recibir algo de ellos, sino que debe estar dispuesto a dar y debe mostrarse amigo.

Una persona puede mostrarse amigo de distintas maneras, pero principalmente, cuando se da, cuando se está dispuesto a morir a sus intereses personales y estar presente cuando su amigo lo necesita, también siendo de espíritu fiel como lo dice la palabra de Dios: “El que anda en chismes descubre el secreto; Mas el de espíritu fiel lo guarda todo”. (Proverbios 11:13).

En la biblia se muestran ejemplos de personas que tuvieron una relación de amistad edificante y duradera, que además sirve de modelo para todos nosotros, tal como lo es la amistad de David y Jonatán. El joven Jonatán era hijo del rey de Israel, que se llamaba Saúl, mientras que David, era el joven que Dios había elegido para que tomara el lugar de Saúl.

Por haber desobedecido, Saúl fue desechado por Dios como rey y por eso el rey odiaba a David y procuraba matarlo, pero de una forma inesperada, Jonatán y David se conocieron y formaron un vínculo de amistad entre ellos, una amistad tan fuerte, que uno de ellos puso en riesgo su vida por ayudar y salvar al otro ¡Era una amistad fuera de serie!

Es interesante ver lo que Jesucristo, el mayor ejemplo de amistad, habló acerca de ello:No hay amor más grande que dar la vida por los amigos”. (Juan 15:13).  Por eso, Jesús demostró que quiere convertirse en nuestro amigo, al dar su vida por cada uno de nosotros ¡Él es el mayor ejemplo de amistad!

La forma en que Jesús se relacionó con sus discípulos, demuestra que realmente los consideraba sus amigos, ya que existía la confianza y el aprecio mutuo entre ellos. La muestra de esa confianza, es que Jesús permitía que Judas comiera de su plato, o que Juan se recostara en su costado, o que Pedro lo acompañara a orar en lugares apartados ¿Quién permite que otro coma de su mismo plato? Realmente tuvieron que tener mucha confianza entre ellos para llegar a ese punto, por eso todo lo que Jesús hizo fue ejemplo de cómo debemos mostrarnos amigos verdaderos y sinceros, aunque él mismo no fuese correspondido.

Por último, es importante entender que la amistad, al igual que una planta, es una relación que se cultiva y se riega a través de la comunión, entonces, la planta va creciendo y se va fortaleciendo hasta ser sólida y estable, así debe ser la amistad que desarrolles con aquellos que Dios ha acercado a ti, por eso, debes ocuparte en cultivarla y regarla para que tenga un crecimiento continuo.

Disfruta de las amistades a las que Dios te ha unido, y muéstrate amigo, ama y cultiva esa relación para que sea una amistad que edifique.

Jesus MDV

Levantando el nombre de Jesús y promoviendo su modo de vida

No Comments Yet

Comments are closed