Eligiendo la mejor parte

En la vida todo se basa en las decisiones que tomamos. Dios nos ha dado una voluntad para decidir lo que queremos hacer cada día, por ejemplo, hoy decidiste leer éste artículo porque asumiste que sería de edificación para ti, ¡espero que así sea!

Siempre se presentaran dos opciones, de las cuales debemos elegir una. Ahora, imagina que vas transitando en un automóvil por una autopista hacia otra ciudad y vas cauteloso en el camino, cuando de repente te topas con una “Y” con dos vías diferentes, donde solo puedes elegir una que te llevara al lugar de destino, así son las decisiones.

Las decisiones que tomamos, nos llevaran al lugar al que queremos ir. Sin embargo, decidir de mala forma también traerá malas consecuencias. En ese sentido, escoger correctamente puede ayudarte a aprovechar una oportunidad que tal ves no se presente de nuevo.

La biblia muestra que Jesucristo estaba de visita en una aldea llamada Betania, en casa de una familia muy querida por él. ¡Imagínate! El hijo de Dios en tu casa… era una oportunidad única ¿Cómo actuarías tu?

En la casa vivían dos hermanas, una llamada Marta y la otra María. Cuando Jesús entró a la casa, Marta empezó a servirle, probablemente empezó a limpiar, a hacer el jugo y a servir la mesa, ¡esa fue su elección! Mientras que María decidió aprovechar que el Salvador del mundo había venido a su casa, y se sentó a sus pies para escucharle.

La gran mayoría de la gente podría pensar que María actuó de forma incorrecta ¡Hasta Marta pensó eso! Sin embargo, Jesús nos enseña que María había tomado la decisión correcta. Jesús le dijo: “Marta, Marta, estás inquieta y preocupada por muchas cosas, pero sólo una es necesaria. María ha escogido la mejor, y nadie se la quitará”. (Lucas 10:41-42 NVI).

La elección de María fue estar en intimidad con Jesús, y en ese momento, era la correcta. Esa elección, cambió todo en ésta mujer, porque aprovechó la mejor oportunidad en toda su vida y decidió escuchar al maestro. Cuando escoges pasar tiempo con Jesús a pesar de los muchos afanes, vas experimentar lo mismo.

Cada mañana, las misericordias de Dios son nuevas para ti y se renueva la oportunidad para que hagas lo correcto. Todos los días, se presentará la opción de fallar, o de ser fiel a Dios; también la opción de vivir afanado, o tendremos la opción de cultivar una relación con él… siempre se presentarán solo dos, y debemos elegir bien.

Elije lo mejor y cuando estés frente a la “Y” de tu futuro, decide ir por el camino que te conducirá a Dios.

Jesus MDV

Levantando el nombre de Jesús y promoviendo su modo de vida

No Comments Yet

Comments are closed